644362487 info@sexologea.com

Lo primero para saber si perteneces a ese 1% de la población que es asexual, es saber qué es exactamente la asexualidad. A menudo cuando escuchamos un término poco conocido, tendemos a tratar de interpretar por nosotros mismos su significado: si “a-“ significa “sin”, asexualidad significará “sin sexualidad”, así que si no quiero o no me apetece tener sexo, seré asexual. Esta conclusión es bastante errónea, pero podría ser una de las posibles interpretaciones que se pudieran hacer del término si desconocemos su significado.


La asexualidad es un tipo de orientación sexual, y como tal, se refiere hacia dónde se dirige nuestra atracción sexual. Una persona heterosexual siente atracción sexual por personas de su sexo opuesto; una persona homosexual siente atracción por personas de su mismo sexo; pues bien, una persona asexual no siente atracción sexual hacia nadie, hacia ninguna persona.

Ahora que ya sabes lo que significa ser asexual, vamos a aclarar una serie de dudas típicas que nos surgen cuando pensamos que podemos ser asexuales:

• Una persona asexual puede tener pareja, hacia la que sentirá otro tipo de atracción que no es la sexual (atracción romántica, atracción intelectual, atracción emocional…). Sus relaciones se basan en el romanticismo, sin tener como objetivo prioritario lo erótico. Y no es necesario que su pareja sea también asexual, en absoluto.

• Si eres asexual, puedes tener sexo con otra persona y disfrutar de ello. La diferencia es que, en este caso, el placer no viene causado porque se desee a la otra persona, sino más bien por la sensación física de estimular sus genitales, u otras causas como disfrutar dándole placer a otra persona, o sentirse unido emocionalmente a su pareja, por ejemplo.

• Los asexuales pueden ejercer la autosexualidad, ya que sienten excitación física, líbido o impulso sexual, pero no dirigido a una persona. Se trata de una sensación física, que se satisface con la masturbación, sin necesitar a nadie más.

Por último, lo que también debes de saber para concluir si eres asexual es qué NO es la asexualidad:

• No sentir deseo sexual no es asexualidad, es una disfunción conocida como “deseo sexual hipoactivo”, que puede estar causada por estrés, problemas de pareja, baja autoestima o incluso alteraciones hormonales.

• Sentir rechazo hacia el sexo, no es asexualidad, es un trastorno denominado “aversión al sexo”, que se trata de una fobia y como tal presenta emociones como ansiedad, asco, vergüenza o miedo.

Si todavía no tienes claro si tu orientación sexual es ésta, no te preocupes, es normal no sentirse identificado al cien por cien con una orientación sexual en concreto. Como ocurre con el resto de orientaciones, el tipo de atracción sexual que sentimos puede fluctuar a lo largo de la vida, tanto en dirección como en grado, ya que se trata más de un continuo que de categorías fijas. Al final, lo que realmente importa es que lleguemos a conocernos a nosotros mismos sin prejuicio, sin represión y sin juzgarnos, pues sólo así podremos disfrutar de nuestra libertad sexual y ser felices.