644362487 info@sexologea.com

Preguntas

¿Tienes dudas? Aquí están las consultas más comunes .

¿Cuándo se necesita ayuda?

Cuando no puedes resolver por ti mismo una situación problemática, y la ayuda de tus allegados no te es suficiente, es el momento de consultar a una persona especializada en la materia. A veces, con que un experto nos explique qué es lo que no ocurre y porqué, ya nos ha aportado muchísima ayuda, pues desde el conocimiento se inician los grandes cambios. Si además es capaz de plantearnos objetivos personalizados para avanzar y mejorar en nuestra situación concreta, y va a supervisar de manera objetiva nuestra evolución, la mejoría es inminente.

¿Cuántas sesiones son necesarias para resolver un problema?

Evidentemente el número de sesiones va a depender de la gravedad del caso. Además, se le suman factores como la cronicidad del problema y las capacidades personales del paciente. Por todo ello, no se puede asegurar un número exacto de sesiones. En algunos casos, será suficiente con una o dos consultas. En otros, tras analizar la situación del paciente, le propondremos un plan de actuación estructurado en un número concreto de sesiones, que variarán en función del ritmo del progreso del individuo. En ese momento, el paciente decidirá si quiere iniciar el plan o no. En Sexologea nos comprometemos a ofrecer un servicio de calidad, realizando nuestro trabajo de la manera más eficaz y eficiente, con el objetivo de que el cliente sienta mejoría en el menor tiempo posible.

¿Cuál es la frecuencia de las sesiones?

Habitualmente, cuando creamos un plan de actuación personalizado para el caso, las sesiones se realizan de manera semanal. Conforme el paciente mejora su situación, las sesiones se espacian más en el tiempo, hasta que finalmente, se realiza un seguimiento con una sesión mensual durante uno o dos meses, para asegurarnos de que los cambios se han mantenido a largo plazo.

Si tengo problemas con mi pareja, ¿realizo la consulta individualmente o con mi pareja?

Si la pareja está de acuerdo en asistir a terapia, es lo más recomendable. De esta manera la situación será analizada con mucha más información, y realizando un trabajo conjunto ambos miembros de la pareja, los resultados serán visibles con mayor rapidez. Aun así, es posible mejorar el problema de pareja acudiendo solamente uno de los miembros a consulta, ya que, si vemos la pareja como un engranaje de piezas, produciendo un cambio en una de ellas, varía el curso en el resto del conjunto.

¿No sería más sencillo utilizar fármacos para resolver los problemas sexuales?

La mayoría de problemas sexuales tienen un origen psicológico. Si tras acudir a tu médico los resultados no denotan una afectación física, la mejor manera de lograr un cambio a largo plazo es trabajar desde nuestra mente. Para conseguirlo analizaremos el origen de la afectación y, como si de un lienzo se tratase, borraremos los trazos que nos causan insatisfacción y reaprenderemos la manera de pintar trazos nuevos que nos permitan disfrutar de nuestra vida sexual.